La Sociedad San Francisco de Sales

Nuestro nombre oficial es Sociedad de San Francisco de Sales, pues Don Bosco, así nos referimos familiarmente a nuestro Fundador, eligió a este santo como modelo por su amabilidad y pasión evangelizadora. Comúnmente se nos conoce por Salesianos de Don Bosco (SDB) o simplemente Salesianos. Nuestra Congregación está formada por salesianos sacerdotes y salesianos laicos. El artículo 2 de nuestras Constituciones dice: “Los salesianos de Don Bosco (SDB) formamos una comunidad de bautizados que, dóciles a la voz del Espíritu, nos proponemos realizar, en una forma específica de vida religiosa, el proyecto apostólico del Fundador: Ser en la Iglesia signos y portadores del amor de Dios a os jóvenes, especialmente a los más pobres. En el cumplimiento de esta misión encontramos el camino de nuestra santificación”. Misión

Nuestra misión, dentro de la Iglesia, es laeducación y la evangelización de los jóvenes. El proyecto educativo pastoral que queremos realizar en todas nuestras obras está orientado a la promoción integral de la persona del joven y sus raíces son el humanismo cristiano. Nuestras Constituciones lo expresan así: “Fieles a los compromisos heredados de Don Bosco, somos evangelizadores de los jóvenes; tenemos cuidado especial de las vocaciones apostólicas; somos educadores de la fe en ambientes populares, sobre todo con la comunicación social, y anunciamos el Evangelio a los pueblos que no creen” (Art. 6).

Extendidos por todo el mundo, trabajamos en 128 países, ejercemos nuestra acción en Centros Juveniles, Colegios, Escuelas de Formación Profesional, Parroquias, Centros de asistencia a marginados, Escuelas de Formación del Profesorado, Universidades, Residencias, Misiones, centros de comunicación social y otras presencias al servicio de la juventud.

Los Salesianos de Don Bosco somos unos 16.700 repartidos por los cinco continentes y distribuidos en 95 Inspectorías o Provincias religiosas. De ellos, la obra de Don Bosco en España cuenta con unos 1.000 salesianos, sacerdotes y salesianos laicos, distribuidos en dos Inspectorías o Provincias Religiosas: María Auxiliadora (Sevilla) y Santiago El Mayor (Madrid). Vivimos en comunidades, 155 en España, desde las que nos dedicamos a la educación y evangelización de los jóvenes, preferentemente de las clases populares.

FAMILIA SALESIANA

La Familia Salesiana de Don Bosco está formada por tres grupos centrales (SDB, HMA, CCSS) – a cuya fundación el santo dedicó tiempo, energías, esfuerzo formativo y organizativo, para que fueran el núcleo básico de su obra – y por una constelación de otros muchos grupos hasta llegar a 26. A Don Bosco se debe también el origen de la Asociación de María Auxiliadora.

Don Bosco ha dado origen a los primeros cuatro grupos de la Familia Salesiana. Él no fue simplemente el fundador de los Salesianos, de las Hijas de María Auxiliadora – junto con Santa María Dominga Mazzarello –, de los Cooperadores y de la Asociación de María Auxiliadora. En efecto, creando un clima de familia che involucraba a muchos, dentro y alrededor de sus obras, no solo dio origen a un particular tipo de relaciones interpersonales y de autoridad, sino que, guiado por Dios, hizo nacer una identidad carismática participada y participable, que se expresa en el espíritu y en la misión salesiana.

De esta forma, la acción del Espíritu Santo guio a Don Bosco en dar vida a varias fuerzas apostólicas, primeras, pero no únicas las que él mismo fundó. Su proyecto original, no alcanzado plenamente durante su vida, quedaba como un dinamismo por desarrollar: la Familia Salesiana con sus innumerables grupos es de ello prueba histórica evidente.

Si por un lado no se puede atribuir todo el desarrollo de la Familia Salesiana a Don Bosco, porque su heredad no es un “museo” sino una realidad viva, por el otro todas las fundaciones sucesivas en la Familia Salesiana se remontan a su genuino proyecto apostólico, como tantas veces lo han repetido los sucesores, garantes de la autenticidad de su espíritu y misión.

La milagrosa expansión de los salesianos y de la obra salesiana en el mundo fue ciertamente fruto de tantas fuerzas apostólicas, especialmente los cooperadores, involucradas contemporáneamente. También hoy podemos decir que el empeño masivo de la Familia Salesiana sigue siendo el secreto de la expansión de la obra en cualquier lugar del mundo. Esmerarnos, por tanto, en conocer, amar y desarrollar la Familia Salesiana ha sido, es y será una característica común de la común vocación salesiana y, al mismo tiempo, el secreto de la fecundidad de este grande movimiento espiritual y apostólico que ha tenido sus orígenes en el corazón de Don Bosco.

Don Bosco había, por tanto, iniciado su obra a favor de los muchachos pobres, fundando la congregación salesiana (cuya sigla SDB significa Salesianos Don Bosco), luego el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora (la sigla es HMA), los Salesianos Cooperadores (SSCC), así como también la Asociación de María Auxiliadora (ADMA). Pero todo esto no era sino la semilla de la cual habla el Evangelio, esa semilla muy pequeña que tiene por delante un gran porvenir: llegar a ser un grande árbol. Esta imagen hoy se ha vuelto icono para los hijos de Don Bosco, y quienes conocen la realidad hablan a ciencia cierta del “árbol de la Familia Salesiana.”

Existen, en el momento actual, 26 grupos admitidos oficialmente a formar parte de esta grande familia. Se trata ya de un árbol con muchas ramas, diversa la una de la otra pero animadas todas ellas por el mismo carisma. En este archipiélago hay grupos con miembros consagrados en la vida religiosa masculina y femenina, miembros que pertenecen a institutos seculares, y laicos. Diversos también los campos de apostolado: algunos trabajan en el sector de la educación, otros en el de la salud, otros a favor de la promoción humana o en el mundo de la comunicación social. Todos empero con elementos de una identidad común que brota del gran corazón del Fundador, Don Bosco, elementos perfectamente conocidos hoy en todas partes del mundo.

(Don Pascual Chávez Villanueva, IX sucesor de Don Bosco)

San Juan Bosco

Don Bosco es una buena noticia de parte de Dios para los jóvenes. Cuando sólo tenía nueve años la Providencia le marcó la senda por donde caminar: “No con golpes, con amor”. Y su mirada se hizo bondad; su corazón latió con la fuerza de la caridad; sus manos abiertas fueron solidaridad creativa para transformar la pobreza en un futuro de esperanza.

El Señor nos ha dado a Don Bosco como padre y maestro. Lo estudiamos e imitamos admirando en él una espléndida armonía entre naturaleza y gracia. Profundamente humano y rico en las virtudes de su pueblo, estaba abierto a las realidades terrenas; profundamente hombre de Dios y lleno de los dones del Espíritu Santo, vivía como si viera al Invisible! Ambos aspectos se fusionaron en un proyecto de vida fuertemente unitario: el servicio a los jóvenes. Lo realizó con firmeza y constancia, entre obstáculos y fatigas, con la sensibilidad de un corazón generoso: No dio un paso, ni pronunció palabra, ni acometió empresa que no tuviera por objeto la salvación de la juventud. Lo único que realmente le interesó fueron las almas.(Miguel Rua)(Const. Art. 21)

Nuestra Identidad

Los Salesianos somos una congregación de religiosos pertenecientes a la Iglesia Católica, fundados por San Juan Bosco. Nuestro nombre oficial es Sociedad de San Francisco de Sales, pues Don Bosco, así nos referimos familiarmente a nuestro Fundador, eligió a este santo como modelo por su amabilidad y pasión evangelizadora. Comúnmente se nos conoce por Salesianos de Don Bosco (SDB) o simplemente Salesianos. Nuestra Congregación está formada por salesianos sacerdotes y salesianos laicos.

El artículo 2 de nuestras Constituciones dice: “Los salesianos de Don Bosco (SDB) formamos una comunidad de bautizados que, dóciles a la voz del Espíritu, nos proponemos realizar, en una forma específica de vida religiosa, el proyecto apostólico del Fundador: Ser en la Iglesia signos y portadores del amor de Dios a os jóvenes, especialmente a los más pobres. En el cumplimiento de esta misión encontramos el camino de nuestra santificación”.

Nuestra Misión

Nuestra misión, dentro de la Iglesia, es la educación y la evangelización de los jóvenes. El proyecto educativo pastoral que queremos realizar en todas nuestras obras está orientado a la promoción integral de la persona del joven y sus raíces son el humanismo cristiano.

Nuestras Constituciones lo expresan así: “Fieles a los compromisos heredados de Don Bosco, somos evangelizadores de los jóvenes; tenemos cuidado especial de las vocaciones apostólicas; somos educadores de la fe en ambientes populares, sobre todo con la comunicación social, y anunciamos el Evangelio a los pueblos que no creen” (Art. 6).

Aprendemos a Vivir Felices haciendo Felices a los Demás

Sistema Educativo

San Juan Bosco fue un educador excepcional. Su inteligencia aguda, su sentido común y su profunda espiritualidad le llevaron a crear un sistema de educación capaz de desarrollar la persona en su totalidad – cuerpo, corazón, mente y espíritu. Valora en su justo punto el crecimiento y en la libertad mientras coloca al al joven en el centro mismo de toda la empresa educativa.

A fin de distinguir su método del sistema educativo de represión vigente en Italia en el siglo XIX, dio a su nuevo método el nombre de sistema “preventivo” – porque busca la manera de prevenir la necesidad del castigo poniendo al niño en un entorno en el cual se ve capaz de ser lo mejor que uno puede ser. Es una manera agradable, amable e integral de abordar la educación.

Crea un clima capaz de hacer salir de dentro (educere) lo mejor de cada niño, que le predispone a mostrarse claramente tal como es, que ayuda al joven en la adquisición de hábitos que le permitirán optar por todo lo que en la vida es bueno, saludable, alegre y prometedor.

Voluntariado Salesiano

Las comunidades cristianas –católicas- están construidas por el trabajo voluntario de la mayoría de sus miembros. Se brindan muchos servicios ad intra, como: la liturgia, la catequesis, los grupos juveniles, las comunidades de base, etc. Siempre hubo trabajo voluntario ad extra: en la atención a los más pobres, las visitas a los presos y los enfermos, la atención a la salud (hospitales, policlínicas).

La categoría voluntariado, puede denominar actividades existentes en las comunidades católicas u otras que se van rediseñando.

En las Hijas de María Auxiliadora y los Salesianos encontramos múltiples ambientes en los que practicar el voluntariado, sobre todo en los ambientes de Misiones.

El artículo 2 de nuestras Constituciones dice: “Los salesianos de Don Bosco (SDB) formamos una comunidad de bautizados que, dóciles a la voz del Espíritu, nos proponemos realizar, en una forma específica de vida religiosa, el proyecto apostólico del Fundador: Ser en la Iglesia signos y portadores del amor de Dios a os jóvenes, especialmente a los más pobres. En el cumplimiento de esta misión encontramos el camino de nuestra santificación”.

Comunidad Propuesta Bartolome Blanco

Tras tres años de camino, la comunidad propuesta Bartolomé Blanco, en Sevilla, sigue su andadura con mucho ánimo y agradecimiento por la experiencia compartida.

Una experiencia de fraternidad y discernimiento que ayuda a crecer a los doce jóvenes y cuatro salesianos que en este momento configuran la comunidad. Estás invitado.

Puedes compartir con nosotros unos días, un fin de semana, participar en nuestros encuentros de oración. Te esperamos Ven y verás…

Aprendemos a Vivir Felices haciendo Felices a los Demás